Defensa del Territorio > Impactos negativos

Minería a cielo abierto

El aumento en la demanda internacional del oro y otros metales y tierras raras ha disparado el interés de las multinacionales del sector por una forma de explotación de los recursos muy poco respetuosa con el medio ambiente.
La minería a cielo abierto remueve la capa superficial del terreno para hacer accesibles grandes cantidades de mineral de baja ley, que en el pasado fueron considerados como no rentables por su escasa proporción de mineral de calidad. En un corto período de tiempo puede modificarse totalmente la orografía de una región haciendo rentable, por ejemplo, la explotación de unos pocos gramos de mineral por tonelada de material removido.
La minería a cielo abierto utiliza ingentes cantidades de agua y sustancias químicas de elevada toxicidad como el cianuro de sodio en el caso del oro o el ácido sulfúrico en el del cobre. Además, las actividades de este tipo de minería comprenden diversas etapas, cada una de las cuáles conlleva impactos ambientales concretos, durante: (a) La prospección y explotación de los yacimientos, (b) La preparación de las minas, (c) La explotación minera y (d) El posterior tratamiento de los minerales obtenidos a fin de obtener una producción rentable para su comercialización.

La minería a cielo abierto dispara los beneficios de unas pocas corporaciones transnacionales, pero supone un perjuicio más que evidente a nivel socio-ambietal por los graves riesgos que entraña para la salud humana y el entorno natural.

3 verdades de la industria minera

Las tres «verdades» de la industria minera a cielo abierto son en realidad las tres mentiras de esta actividad empresarial:

(1) «Las minas a cielo abierto son respetuosas con el medio ambiente«.
Definitivamente NO SON RESPETUOSAS, pues destruyen, fragmentan y alteran la naturaleza original del terreno, produciendo procesos de erosión acelerada y afectando directamente a los índices de biodiversidad de la zona. Habitualmente, además, afectan a cursos de agua y alteran el hábitat natural, que jamás volverán a recuperarse, pues los procesos de remediación post mina que la industria efectúa son insuficientes, debido a que una restauración en condiciones condicionaría la rentabilidad del proyecto.

(2) «Las minas a cielo abierto no son peligrosas para la salud«.
NUMEROSOS ESTUDIOS CONFIRMAN JUSTO LO CONTRARIO. En el caso de la minería del oro, los efectos pueden ser tan graves que incluso a nivel europeo está en proceso de erradicarse el empleo de cianuro de sodio como elemento de lixiviación de los materiales extraídos. Las trabajadores de las explotaciones pueden verse, además, afectados por enfermedades propias de este tipo de actividad, como la silicosis, antracosis, siderosis, problemas en las vías respiratorias y en los ojos, y estrés por los ruídos y vibraciones derivados de la actividad minera. Parte de estos efectos terminan por llegar, además a las poblaciones colindantes.

(3) «Las minas a cielo abierto son una fuente de empleo«.
Este tipo de minería en ocasiones crea empleo, PERO A UN COSTO SOCIAL DEMASIADO ELEVADO, dividiendo a las poblaciones donde se instalan. Además, en la mayoría de los casos los habitantes de la zona apenas llegan a beneficiarse porque gran parte de los puestos son de carácter especializado y requieren de una cualificación profesional de la que carecen. No hay que olvidar que además este tipo de empleos tienen la misma fecha de caducidad que la propia mina, ya sea una explotación a cinco, diez, o quince años. Las empresas mineras desalojan el lugar aumentando su cuenta de beneficios, y las comarcas han de cohexistir en el futuro con una extensa masa de terrenos que jamás podrá volver a ser utilizada en labores tradicionales, con la contaminación del aire, tierras y suelos en el futuro y con sus propios problemas de salud derivados de la actividad minera. Un coste social inasumible que termina por beneficiar únicamente a las grandes transnacionales de la minería.

Estas y otras razones han hecho que diferentes regiones de Estados Unidos, Canadá y Australia, y países como Alemania y República Checa hayan prohibido este tipo de minería en sus territorios.

Extraído de:
ALERTA MINERA  www.alertaminera.blogspot.com/
Revista de actualidad sobre mineria contaminante y conflicto extractivos

Ávila
Asociación Vive el Valle del Corneja – asociacion@vivevalledelcorneja.org   www.vivevalledelcorneja.org

………….. página en construcción …………………..

Otros Impactos

INFRAESTRUCTURAS ESPECULATIVAS

Especulación del agua y las tierras